72 años de la destrucción de Hiroshima y Nagasaky, crimen genocida made in U.S.A.

Tal día como hoy, pero de 1945, una bomba de uranio bautizada con el nombre de “Little Boy” y lanzada desde el bombardero norteamericano “Enola Gay” redujo a cenizas la ciudad de Hiroshima. Fue el primer ataque nuclear de la historia y en él murieron más de 200.000 personas. Tres días después, Estados Unidos lanzó otra bomba atómica contra la ciudad de Nagasaki. Unas 140.000 personas murieron como consecuencia directa de esta segunda bomba atómica, pero el número de víctimas mortales creció a más de 217.000 en las décadas posteriores.
El presidente imperialista que dio la orden de ejecutar la masacre, hace 72 años, fue el demócrata Harry S. Truman. Una decisión totalmente innecesaria porque, como Dwigth Eisenhower —entonces máximo comandante de las fuerzas aliadas en Europa y eventual sucesor de Truman en la Casa Blanca— dijera, “los japoneses estaban listos para rendirse y no hacía falta golpearlos con esa cosa horrible”.

Cegadas por su estúpida y parásita soberbia, las autoridades de los Estados Unidos nunca han mostrado su arrepentimiento y, por supuesto, tampoco han pedido perdón.
En abril del pasado año, con motivo de preparar la cumbre de jefes de Estado y de gobierno del G7, el secretario de Estado del Gobierno de Obama, John Kerry, visitó el Memorial de la Paz en Hiroshima y, con su desvergüenza habitual, expresó sentirse “profundamente emocionado”, asegurando que nunca olvidará las imágenes expuestas que “revuelven el estómago”. Hipócrita, como siempre, el responsable gubernamental de EE.UU de más rango en visitar Hiroshima evitó pedir perdón o asumir responsabilidades por el desastre provocado.
Llegada la fecha de la mencionada cumbre, Barack Obama acudió a Hiroshima, pero de pedir perdón el Nobel de la Paz nada de nada.
Si los gobernantes yanqui nunca han estado a la altura de las circunstancias, buena parte de sus gobernados tampoco. Una encuesta de Gallup realizada en 1945, inmediatamente después de los bombardeos, arrojó el resultado de que el 85% los justificaba.
Muchos años después, concretamente en 2016, la encuesta de Pew señaló que la justificación a la agresión atómica había bajado al 56%.
El único país que ha utilizado la bomba atómica ha sido Estados Unidos. ¡Y el cínico Donald Trump “preocupado” con Corea del Norte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: