El presidente de Colombia vuelve a meter las narices en Venezuela para no oler la mierda que en su país abunda por doquier

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, oligarca e imperialista

 

Armado de hipocresía y cinismo, el “pacifista” presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, volvió a arremeter el pasado viernes contra Venezuela Bolivariana. En esta ocasión expresó que su Gobierno no reconocerá los resultados de la Asamblea Constituyente que se elegirá este mismo domingo, día 30. Y lo dijo de esta chulesca manera: “Esa Asamblea Constituyente tiene un origen espurio y por consiguiente sus resultados tampoco podremos reconocerlos”.
En los últimos tiempos, Santos, que sí reconoció la ilegal y golpista consulta opositora del pasado domingo —cuyo resultado fue inflado hasta la saciedad—, ha mostrado en demasiadas ocasiones su “preocupación” por los derechos humanos y la democracia en Venezuela Bolivariana, lo que no deje de ser un ejercicio de denodado cinismo.

Santos se olvida de su siniestro pasado como ministro de Defensa al lado de un presidente tan corrupto y terrorista como Álvaro Uribe, con el que formó un tandem de muerte y destrucción. Se olvida, lamentablemente también, de la miseria que existe en el país que gobierna; de las miles de personas que mueren por falta de agua y de alimentos mientras enormes y cuantiosos casos de corrupción florecen en su entorno más inmediato. Santos se olvida de que él y otros presidentes similares convirtieron a Colombia en un enorme cementerio donde, a pesar de haberse firmado la Paz, raro es el día que algún sindicalista o defensor de los derechos humanos no es enterrado tras ser asesinado impunemente con un tiro en la cabeza.
El presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, le respondió de esta manera: Santos opina “como si gobernara Venezuela, no gobierna ni Colombia, ha destrozado la vida social, política, económica de Colombia […] Se cree presidente de Venezuela, jamás un oligarca bogotano ordenará ni gobernará la patria de Simón Bolívar, así lo juramos”.
Santos, que se olvida con demasiada facilidad de la enorme ayuda que el Gobierno Bolivariano aportó al proceso de paz en Colombia, gobierna para la oligarquía nacional y para el imperio y, obviamente, nunca verá con buenos ojos a la Revolución Bolivariana.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: