TECLA DE PIANO PULSADA

 

Recién cenada, la luna se ha sentado frente a mis ojos adormilados. Los ha despertado con la primera de sus palabras, tiernas alucinaciones de un sombrero sin cabeza, arrugadas palpitaciones, funciona cuando ya no hace falta, tengo la chaqueta puesta al revés y el cordón de uno de mis zapatos me ha enfadado sin haberle hecho absolutamente nada.
Recién cenada la luna. Tengo hambre, ya no tengo sueño, y cinco caramelos en la garganta.
Sujeto el edificio con un solo dedo. Por una acera sin baldosas se arrastra la noche con un cuchillo clavado en la espalda.
Las manos del día no encuentran bolsillos donde ocultarse y me deslumbran con su torpe ceguera.

 

 

(Tomado del libro Vaho en el cristal)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: