OJOS CERRADOS

 

Te veo dormida, desnuda,
vestida con una sábana blanca
 y transparente
que saca ojos de lugar
y acelera latidos de corazones
oxidados por el olvido.

 

Te veo llegar
y, como me miras pero no te quedas,
me veo andar tras de ti
guiado por las huellas que dejas
dibujadas sobre el asfalto.

 

Te veo recibiendo más tarde
a unas manos —no son mías—
sin guantes, desnudas, llevándotelas
a tus pechos sin rodeos, al resto
de tu cuerpo
por el sendero más rápido
y corto que conoces.

 

Te veo y me veo.

 

Tengo los ojos cerrados
y no los puedo abrir.

 

 

(Tomado del libro Después de todo)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: