Tu abismo

 

Deja que me acerque,
no tengas miedo.
Mi proximidad ahora mismo
solo es relativa;
aún estoy lejos de tu anhelado abismo
sobre el que algún día espero acabar precipitado.
 
Juntos y revueltos mordiendo la piel, la carne,
el corazón de la manzana prohibida, podrida.
Vigorosos y apasionados latidos.
 
Arrójame cuanto antes.
Que se reduzca mi agónica espera,
que se produzca mi inevitable caída.
 
Lléname para que pueda vaciarme,
tembloroso, hasta la última gota. Hasta la última.

 

 

(Tomado del libro Sonrisa y decepción)

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: