Si se trata de ahorrar, ¿por qué no se suspende la campaña electoral?

Subvenciones a los partidos en las campañas electorales de 2012 y 2015

Subvenciones a los partidos en las campañas electorales de 2012 y 2015 (para aumentar el tamaño del gráfico, clicar sobre el mismo).

Todos los partidos dicen, de hipócrita manera, que se deben abaratar los costos de la inminente campaña electoral, cifrados en unos 140 millones de euros. Hablan de ahorro —pírrico, por cierto—, pero ninguna de las empresas privadas altamente subvencionadas con el dinero público, que eso son realmente los partidos políticos en las llamadas “democracias occidentales”, aboga por la eliminación total del citado gasto.
Hace solo unos meses, los partidos ya hicieron su campaña electoral y, obviamente, sus propuestas permanecen lo suficientemente frescas en la memoria de los electores. Si en esta ocasión —coma de más, coma de menos— los programas van a ser un calco de los anteriores, ¿por qué se empeñan en volver a molestar y gastar tanta cantidad de dinero con sus ridículos discursos que, además, en infinidad de ocasiones están impregnados de cinismo, mentiras y desvergüenza?

Garzón e Iglesias celebrando el 40 aniversario de El País

Garzón e Iglesias celebrando el 40 aniversario de El País

Por si alguien tiene dudas, sépase que a Podemos y a Izquierda Unida también les meto en el mismo saco. Y para opinar de esta manera me sobran los motivos. Hasta ahora, el último y vergonzoso episodio protagonizado por sus máximos dirigentes ha sido su asistencia a la fiesta organizada por el Grupo Prisa —cuyo presidente ejecutivo es el miembro del Grupo Bilderberg Juan Luis Cebrián— para rendir pleitesía en su 40 aniversario a un diario tan tergiversador, imperialista, golpista y mentiroso como es El País. Tamaña incongruencia la de Iglesias y la de Garzón: arremeten contra la “casta”, pero no tienen escrúpulos para fundirse amigablemente con lo más granado y peligroso de la misma.
Los partidos políticos —vuelvo a lo del ahorro— ya recibieron su dinero por los escaños obtenidos hace poco más de cuatro meses. Ahora volverán a ingresar ingentes cantidades por los resultados que obtengan en las próximas elecciones. Un negocio redondo. Todo ello a cuenta del esfuerzo de sus “representados”. ¡Y a eso llaman democracia!
Si de verdad quieren ahorrar, esta es la mejor manera de hacerlo: suspender la campaña electoral —innecesaria por lo anteriormente dicho—. Con colocar las urnas el día acordado, para que quien quiera perder su tiempo en legitimar a los habituales saqueadores de las arcas públicas,  ya es más que suficiente.
Si tanto les preocupa el ahorro a los profesionales de la “libertad”, ¿por qué ningún candidato ha propuesto esta medida factible y eficaz? La respuesta no está flotando en el viento, como diría Dylan, sino en los bolsillos y en las cuentas corrientes de los privilegiados de siempre.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: