Narrativa: SER MIEDOSO NO ES TAN MALO

Placer y miedo,1987 (Pintura: Paco Azanza Telletxiki)

Miedo y placer, 1987 (Pintura: Paco Azanza Telletxiki)

Cálida la noche, estaba llegando a su fin. El último bar de la zona acababa de ser cerrado, así que me dispuse a iniciar el camino de regreso a casa, antes de que el sol asomara por la ventana de mi precaria existencia. No había dado una docena de pasos cuando, de pronto, me acordé de la película que horas antes había visto en el televisor. Ciertas imágenes del film se instalaron inevitablemente en mi memoria y, pendejo como soy, comencé a sentir miedo atroz ante la insistencia de las mismas. Incapaz de continuar solitario mi tardía retirada, volví sobre mis pasos para regresar al punto de partida y “refugiarme” entre un grupo reducido de personas, que aún no había iniciado el camino de regreso a sus respectivos hogares.

Miré al rostro de cada una de ellas. Un poco apartada y sentada en la repisa de una ventana baja, mis ojos encontraron a una solitaria muchacha. La conocía y me conocía, pero nunca nos habíamos hablado; tan solo nos cruzábamos tímidos saludos cuando de vez en cuando coincidíamos en cualquier parte de la ciudad y en cualquier momento de las veinticuatro horas del día. La observé detenidamente durante un breve espacio de tiempo, el suficiente como para concluir que, en verdad, estaba ante una maravilla de la naturaleza. Cruzadas sus piernas, buscaba en el interior del bolso algo que al parecer no encontraba. Me acerqué a ella y me senté a su lado. “Hola”, le dije. “Hola”, me respondió. “¿Qué buscas con tanta insistencia, si no es mucha la indiscreción?”. “Las llaves de casa, no sé qué he hecho con ellas”. Su rostro no expresaba preocupación; paradójicamente, más bien todo lo contrario. “Vas a tener que llamar al timbre y molestar a alguien para poder llegar hasta tu cama…”. “No tengo a quien molestar, vivo sola”. “Vaya”.
Hablamos de cómo nos había ido la noche y de algunas cosas más. “Ya me iba…”, comencé a decirle. “Sí, ya te he visto, pero de pronto has vuelto”, me interrumpió. “Es que esta tarde he estado viendo una película de terror. Me gustan mucho, aunque soy tan miedoso que luego, cuando recuerdo algunas imágenes y no puedo sacudírmelas de la cabeza, me invade el pánico, lo paso muy mal. Ahora mismo soy incapaz de ir solo a casa, están tan oscuras las calles… Por eso me he dado la vuelta ¿Me acompañas?”, pregunté con cara suplicante. “Vale, te acompaño hasta el portal”, respondió sin titubeos. “¿Y si entre el portal y el cuarto piso, que es donde vivo, me ataca algún malhechor como el de la película?”. “Por si acaso te acompaño hasta la puerta de tu piso”, añadió entre curiosa y divertida. “Podías quedarte esta noche conmigo, no vaya a ser que, aprovechando mi involuntaria soledad, alguien salga de debajo de la cama y… Además, tú no encuentras las llaves. ¿Qué vas a hacer a estas horas de la madrugada sola y en la calle? Luego te ayudo a buscarlas ¿Me acompañas?, repetí la pregunta. “Parece que eres miedoso de verdad…”, dijo ella sonriendo, y añadió: “No te preocupes. Te acompaño y me quedo contigo. Si te mueres esta noche que no sea de miedo”.
Nunca había escuchado un sí pronunciado con una voz tan bonita por una chica tan atractiva y de esa manera tan elegante. Se colgó el bolso en su hombro izquierdo y se incorporó tendiéndome la mano. Se la cogí e hice lo mismo. Cuando mi rostro llegó a la altura del suyo, acercó su boca a la mía y me dio un beso en los labios. Me rodeó la cintura con su brazo derecho y yo, con el izquierdo, abarqué igualmente su delgado talle. De modo que, costado contra costado, caminamos hacia mi casa en medio de insinuantes palabras y más, más cálidos besos.
Llegamos. No tardamos en meternos juntos en la cama, e hicimos algo que no voy a narrar por miedo a que estas palabras caigan en manos de algún niño. Después, felizmente agotados, nos quedamos dormidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: