Deriva

 

El aire huracanado

que saluda esta mañana,

derriba árboles,

destroza tendidos eléctricos…

pero no mueve

ni un solo pelo de mi tristeza.

 

Y con ella,

inseparable y fiel compañera,

camino los tortuosos senderos del día

que me llevan al puerto,

donde impaciente me espera

la zozobrada embarcación.

 

Falta el timón

cuando subo a bordo.

El desamparo es el capitán

que ordena en cubierta.

Levo el ancla,

a tierra no huyo.

 

Pésimas condiciones

para navegar de nuevo la noche.

 

(Tomado del libro Sonrisa y decepción)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: