La despedida

 

Tenemos que separarnos.

Nos regalamos un beso

y, espalda contra espalda,

en direcciones completamente opuestas

nos alejamos.

 

Pero no debemos

estar tristes.

Si la tierra es redonda, como dicen,

a medida que nos alejamos

nos vamos acercando.

Y ya sólo cabe esperar

que el paso del tiempo no altere

en exceso nuestra fisonomía,

para cuando de nuevo

nos reencontremos

nos reconozcamos, hembra mía.

 

(Tomado del libro Después de todo)

Versión manuscrita


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: