Baldosa negra

Cómo acabar,

cómo recobrar el apetito

y el sueño,

cómo cantar esa canción

que no tiene letra,

ni lunas,

ni estrellas,

ni música.

Cómo acabar el camino

si no sé dónde empieza.

Probablemente sea el sudor de la sombra

la extraña carcajada

detectada en el cristal

cada vez que el deseo lo intenta

sin éxito,

sin aplausos;

con la clara sensación

del evidente fracaso,

por ejemplo.

(Tomado del libro Vaho en el cristal)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: