Paseo nocturno

 dos de la chaqueta abrochada

 mañana

y mi boca con su lengua entorpecida

llama a una mujer bonita

que no vendrá conmigo

a dormir esta noche no

me voy todavía no

es pronto para acudir a la cita diaria

hay que llegar a tiempo siempre llego

es una de mis mentiras –piadosas-

más grandes y repetidas

exploro la noche

me llevo cuidadosamente

en el bolsillo

 

no hay semáforos en verde

ni cebras en la ciudad

los árboles gigantes tienen ventanas

con las luces ya apagadas

pagadas

a estas horas

porque duermen los monos

los chimpancés

los orangutanes

a estas horas

sólo las rapaces nocturnas

beben sorbos de noche a través

de sus pupilas

a estas horas en las

que por fin encuentro la cerradura

y un poco más tarde la llave

que me abre

la puerta del sueño

que ya empieza a reivindicar

su existencia con cierta insistencia

 

me duermo

y los primeros madrugadores

despiertan

al ascensor que se levanta

bostezando los habituales versos

de un nuevo día

 

(Tomado del libro Después de todo)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: