El jefe del Estado asignado por Franco se sube el sueldo

Franco y el Rey Juan Carlos de Borbón

Juan Carlos de Borbón, el Rey y jefe del Estado asignado por Franco -nunca por el pueblo-, acaba de ver aumentado su sueldo para el presente año. Cobrará 292.752 euros brutos, después de que en 2012 se aplicara una reducción equivalente a la paga extra de navidad que dejaron de cobrar todos los funcionarios. Por su parte, el príncipe Felipe de Borbón, destinado a sucederle en la jefatura del Estado por el mero hecho de ser su hijo, se embolsará la nada despreciable cantidad de 146.375,50.

Anuncian, sin embargo, que el presupuesto de la Casa Real ha descendido un 4% -330.570 euros menos-  con respecto a 2012, ya que será de 7.993.710 euros, siendo la primera vez desde 2006 que baja de los 8 millones. Anuncian también que el número de coches oficiales se reduce de 72 a 45, pero aumenta el fondo de contingencia, ya que crece un 1,22%, alcanzando los 96.582 euros para atender “necesidades extraordinarias”.

De todas maneras, la cifra anunciada como presupuesto anual de la Casa Real es harto engañosa, ya que gastos importantes de la misma se realizan con dinero público no incluido en dicho presupuesto, lo que, sin duda, aumenta considerablemente el monto total destinado a la Casa que alberga a tan parásitos individuos. Así, los más de 6 millones que succionan la mayor parte de los sueldos de los empleados del monarca se financian con el dinero del Ministerio de las Administraciones Públicas; los viajes oficiales del Rey, la Reina y el Príncipe de Asturias tampoco restan ni un solo céntimo a la citada partida, ya que estos son costeados por el Ministerio de Asuntos Exteriores; el mantenimiento de los vehículos oficiales de la Casa Real lo paga el Ministerio de Economía y Hacienda; y, para no extenderme demasiado, concluiré diciendo que los sueldos del jefe del Cuarto Militar y los ayudantes del Rey los sufragan el Ministerio de Defensa.

Demasiados e injustos privilegios para un jefe de Estado que, insisto, fue preparado y asignado por el siniestro Caudillo -nunca por el pueblo-, con el propósito de dejar todo “atado y bien atado para el futuro” al cabo de su existencia física. No es extraño, pues, que la monarquía se sienta tan cómoda con la dirigencia de todos estos años de la “democracia española”, y que, en un acceso de sincero agradecimiento, el Rey, amenazante, llegara a decir: “No consiento que se hable mal de Franco en mi presencia”.

No cabe la menor duda, además de que el sistema electoral está diseñado para que los de siempre -el PSOE y el PP- se alternen en el poder, en este engendro que llamamos España habitan demasiadas personas que votan en contra de sí mismas.

 2013 / 01 / 22


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: