Credo

Creo que andas,

que corres, que saltas y vuelas.

Creo que tus pasos

silenciosos se dirigen hacia mi.

Creo que me envías una rosa,

una nota que me dice

que ahora vienes,

que te espere

esperando el porvenir.

Creo que vas a venir.

Creo que vuelves

a llenar mi copa

con el burbujeante

champán de tu descorchado cuerpo.

Creo que mis huellas dactilares

residentes son de tu calor

-es la prueba más veraz

de que esto no es verdad-.

 

Creo que eres tú quien me mira

cuando me miro en el espejo.

 

Creo que te quiero más que a ti…

que a mi.

 

Que ya no creo en nada, creo.

 

(Tomado del libro Vaho en el cristal)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: