Camino del cementerio

                        No quise

                        levantarme de la cama

                        tras los habituales bostezos, pero

                        el dulce sueño, hace tiempo huido,

                        y el diario deber

                        con fuerza me empujaron

                        cayendo inevitablemente al lleno vacío.

 

                        Ni agua bendita encontré

                        para lavarme la cara.

                        Con los dedos de una hoguera

                        extinguida,

                        me peiné la memoria

                        y recordé la decadente

                        sonrisa de las flores asesinadas.

 

                        Ahora,

                        mucho hastío después,

                        aún permanezco apoyado

                        en el marco de la ventana

                        mirando sin ver

                        con los ojos vencidos, porque llueve

                        y no existen los paraguas,

                        porque diluvia

                        aunque no haya

                        nubes grises en el cielo.

 

                        Sí, sigue lloviendo.

 

                        Rápidamente crecen los ríos

                        y se desbordan. Ahogado

                        viaja el ser humano en sus aguas

 

                        camino del cementerio.

 

(Tomado del libro Después de todo)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: