Descenso vertiginoso

En el mundo mueren todos los años alrededor de ocho

millones de niños por hambre y enfermedades curables.

Ninguno de ellos es cubano.

 

                        no puedes desabrocharte los botones

                        de la garganta

                        le tiemblan

                        las sonrisas a tu rostro

                        te ahogas

 

                        te pones un jersey muy holgado

                        muy nervioso muy delgado

                        y el hambre engorda

                        cada vez más deprisa

                        crece

                        despacio no tengas prisa –dices-

                        pero nada –te ahogas-

                        ni caso

                        el hambre engorda

                        que te engorda

                        mira qué papos miras y callas

                        tiene

 

                        crece

                        una voz confusa en tu memoria

                        y

                        desciendes

                        vertiginosamente

                        a la lápida del olvido

 

                        nunca sumado

                       siempre restado y dividido

 

(Tomado del libro Después de todo)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: