Haití: La población haitiana sigue olvidada por la “Comunidad Internacional”

UNO

Los gobernantes primermundistas se esfuerzan más bien en que se sepa, si es buena, la posición que ocupan en la lista de los países que más ayuda ofrecen cuando acontece una catástrofe natural, por ejemplo, en algún país tercermundista –lo estamos viendo estos días tras el devastador terremoto de Haití-. Los reaccionarios medios de comunicación –controlados por ellos- se encargan de difundir hasta la saciedad la hipócrita información con lista incluida. Lo que no informa estos medios –una vez eclipsado el “período solidario” por otras noticias- es que muchos de esos gobiernos nunca acaban entregando la ayuda prometida, puesto que la mayoría de las veces y en el mejor de los casos rebajan la cuantía económica considerablemente.

(Fragmento del artículo La tragedia de Haití y del Tercer Mundo más allá de los fenómenos naturales, 18 de enero de 2010)

DOS

El desastre natural acontecido en Haití el pasado 12 de enero, provocó el fallecimiento de alrededor de 230.000 personas y más de 300.500 heridas; 188.383 casas quedaron inhabitables –actualmente y por carecer de hogar, 1,5 millones de personas viven en tiendas de campaña-, y el 60% de las infraestructuras del Gobierno haitiano quedaron derruidas. Las pérdidas materiales alcanzaron los 7.800 millones de dólares, aproximadamente el 120% del Producto Interno Bruto de Haití en 2009.

Como cabía esperar, dado la “humana sensibilidad” de sus dirigentes, la llamada “Comunidad Internacional” se comprometió a invertir en la reconstrucción de Haití cerca de 10.000 millones de dólares. Pero, también como cabía esperar y por enésima vez, ésta ha incumplido su promesa. A día de hoy, casi siete meses después del terremoto, Haití no ha recibido ni el 2% de la ayuda anunciada.

Mientras tanto Bill Clinton, ex presidente imperialista y máximo responsable de la invasión de la patria de Toussaint-Louverture y Dessalines  -en septiembre de 1994 con más de 20.000 de sus soldados-, se ha gastado en la boda de su hija alrededor de tres millones de dólares. Todo un “ejemplo de humanismo” por parte del hoy copresidente de la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití y enviado de la ONU para el país caribeño.

2010 / 08 / 05

Documento relacionado:

El cinismo de las ayudas humanitarias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: