Una mañana tras otra

                                               

                        al desayuno apresurado…

                        y a ese tren que tan temprano

                        despiadadamente nos maltrata

                        haciéndonos correr.

 

                        Una mañana tras otra

                        insultando a la climatología,

                        renegando de lo humano,

                        arrepentido de nacer,

                        envidiando al jubilado…

                        y, lo que es más preocupante,

                        al vecino del tercero

                        que, dicen, acaba de fallecer.

 

 (Tomado del libro Después de todo)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: