Cuba: Cambio de bombillos: Europa imitará a Cuba con diez años de retraso

Cambio de bombillo en VenezuelaSe ha anunciado, desde Europa, que a partir del 1 de septiembre irán desapareciendo de las estanterías de las tiendas y grandes almacenes las tradicionales bombillas incandescentes. Así, en su lugar, sólo se podrán encontrar las bombillas de bajo consumo.

Matizan los responsables de la Unión Europea que en esta primera fase serán las bombillas claras de 100 W y todas las mates o revestidas las que dejarán de estar al alcance de los consumidores. Según sus palabras, un año después les tocará el turno para su eliminación del mercado a las bombillas claras de 75 W o más, en 2011 a las de 60 W y, de esta escalonada manera, culminar todo el proceso de cambio en 2016. Datos facilitados por la Comisión Europea aseguran que, con las nuevas bombillas, el consumo de energía por iluminación doméstica en el conjunto de la UE se reducirá en un 30%.

La noticia es buena, no lo pongo en duda, pero sobran los autoaplausos, ya que estamos hablando nada más y nada menos que de la opulenta e imperialista Europa, y, al fin y al cabo, para nada son pioneros en este ejercicio que podían y debían haber practicado hace ya muchísimos años.

Una vez más, un pequeño país del llamado Tercer Mundo, bloqueado de la manera más férrea e inhumana jamás conocida por el imperio norteamericano, y que además ha sido durante años injustamente sancionado por la propia Unión Europea –a Cuba me refiero, claro-, impartió, con su ejemplo, una implacable lección a todo el mundo, en aquella ocasión sobre el tema que ahora nos ocupa.

En diciembre de 2005, durante el sexto período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la anterior legislatura, luego de dos días de debate en el Palacio de las Convenciones, los diputados acordaron designar el 2006 como “Año de la Revolución Energética en Cuba”. La designación no fue el ejercicio de un mero trámite ornamental, como podría pensar más de un escéptico del sistema cubano; de hecho, desde el mes de agosto ya se venían sustituyendo los bombillos tradicionales por los ahorradores en algunos municipios de la Isla.

2006 fue un año, sin duda, de suma importancia para Cuba en esa y otras materias. Los trabajadores sociales, con la ejemplar ayuda de los estudiantes, se encargaron de visitar casa por casa de todo el territorio nacional con el propósito de realizar el ya mencionado cambio con costo a cargo del Estado. No quedó una sola vivienda, una sola fábrica… sin que los nuevos bombillos iluminaran su espacio.

Pero la “Revolución Energética” no se limitó solamente al cambio de éstos. El Gobierno Revolucionario también sustituyó los viejos ventiladores por otros más ahorradores y eficientes. Igualmente fueron entregadas ollas y cocinas eléctricas de bajo consumo, así como refrigeradores. Los motores que arrastraban el agua de los acueductos tampoco fueron olvidados, y las grandes y deterioradas termoeléctricas fueron suplidas por nuevos grupos electrógenos que, finalmente, además de ahorrar combustible de manera considerable, acabaron con los habituales apagones que estoicamente y durante años –los del período especial- soportaron todos los habitantes de la Isla.

La actitud de Cuba fue reconocida por diferentes organismos internacionales. La prestigiosa Fundación para la Vida Silvestre –WWF, en inglés-, por ejemplo, señaló a Cuba como el único país de la tierra que cumplía con los requisitos mínimos de desarrollo sostenible.

Por otra parte, Cuba no se limitó a operar únicamente en su propio territorio. Fiel a su política internacionalista y al igual que con otros importantes sectores –como la salud o la enseñanza-, Cuba echó –y está echando- una desinteresada mano a no pocos países de América Latina y el Caribe.

En Europa, el cambio de bombillas no será costeado por los Estados, mucho menos se encargarán los trabajadores sociales de repartirlas por las casas; pensar que los estudiantes pudieran echar una mano en el reparto sería una quimera… Y es que la diferencia entre Cuba y Europa es abismal. Cuba es socialista, y los Estados europeos están infectados de capitalismo, cuya principal seña de identidad, como todos sabemos, es el imperante egoísmo.   

Europa se suma a una iluminación de menos consumo, pero, en el caso de que cumpla el plazo previsto para finalizar el cambio, lo hará con diez años de retraso.

2009 / 09 / 01 


One response to “Cuba: Cambio de bombillos: Europa imitará a Cuba con diez años de retraso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: