Bolivia: Agresión fascista a médicos cubanos

La noticia

El pasado 10 de agosto, día del referendo revocatorio en Bolivia, unos 40 miembros de la Unión Juvenil Cruceñista y dirigentes cívicos -cínicos, podríamos decir-, agredieron física y verbalmente a un grupo de seis médicos cubanos en la localidad cruceña de San Ignacio de Velasco.

Afines a los agresores, pretendían encubrir la salvaje agresión argumentando que, siempre según ellos, los galenos cubanos intentaban ejercer el voto durante el referendo revocatorio.

Nunca el supuesto comportamiento de los médicos cubanos justificaría un acto tan miserable, pero es que, además, el “delito” que se les imputa es totalmente falso.

Los internacionalistas cubanos no fueron agredidos en un colegio electoral, como parece, sino en su propia residencia. “Luego de quitarles sus pertenencias, en ese lugar, los golpearon [uno de ellos fue contusionado seriamente en la cabeza y en la espalda], los amenazaron de muerte y les dijeron que no los mataban en ese momento porque era de día” -informó la Coordinadora de los Derechos Humanos de Santa Cruz, quien ya ha presentado una denuncia contra el Comité Cívico de San Ignacio y miembros de la Unión Juvenil Cruceñista, por violación de derechos humanos e intento de homicidio-. Después los obligaron a subir a una camioneta y los sacaron a una distancia de unos diez kilómetros fuera del pueblo, siendo insultados y amenazados de muerte durante todo el trayecto.

Cuba-Bolivia

Hace unas pocas semanas, el 27 de julio para ser más exacto, ALAI publicó en su web un texto de mi autoría que, titulado La flor más hermosa, hace referencia a la actividad internacionalista y solidaria de Cuba en muchísimos países del Tercer Mundo y dentro de la propia Isla.

En esta ocasión me centraré sólo en Bolivia y expondré algunos datos de la manera más breve que me sea posible.

Los antecedentes de la Brigada Médica Cubana se remontan a 1985, cuando Cuba donó tres salas de terapia intensiva para los hospitales de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz. Veinte años después, el material enviado fue un electro encefalógrafo y equipos de ventilación para el Hospital del niño en Santa Cruz y La Paz. También en 2005 se iniciaron las cirugías oftalmológicas, por parte de médicos cubanos, en el Instituto Nacional de Oftalmología -INO- de la Paz.

En diciembre del mismo año, recién ganadas las elecciones en Bolivia, Evo y Fidel suscribieron en La Habana un Acuerdo de Cooperación para comenzar a aplicarlo a partir del 22 de enero de 2006, luego de la toma de posesión del presidente electo, Evo Morales.

Cuba se comprometió a operar de la vista a no menos de 50.000 bolivianos cada año -antes del citado Acuerdo, en Cuba ya se habían operado a 1.639-, y ofreció 5.000 becas para la formación de médicos y especialistas en Medicina General Integral u otras áreas de las Ciencias Médicas en centros de enseñanza de la Isla. Y no se incluía en aquella cifra a los 497 jóvenes del país andino que ya estaban realizando sus estudios de medicina en Facultades de Ciencias Médicas cubanas.

Dos años y cinco meses después de la firma del Acuerdo, la actividad de la Brigada Médica Cubana en Bolivia arroja estos significativos resultados:

Los pacientes atendidos en consultas totalmente gratuitas alcanzaron la elevada cifra de 15.000.000; en el mismo período de tiempo, las vidas salvadas ascienden a 14.284; los partos realizados a 9.269; las operaciones quirúrgicas realizadas a 22.243; y las cirugías oftalmológicas a 266.888 pacientes -218.204 bolivianos y el resto peruanos, argentinos, paraguayos y brasileños que igualmente fueron atendidos en los 18 Centros Oftalmológicos donados por Cuba y establecidos en Bolivia. Se han efectuado también más 1.512.000 exámenes de laboratorio; unos 231.400 ultrasonidos; y más de 126.700 exámenes de rayos X.

La Brigada Médica Cubana en Bolivia está compuesta por 1.921 colaboradores, de los que 1.870 son cubanos y 51 provenientes de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas -ELAM-. Estos laboran en los Centros Oftalmológicos, en los Hospitales Integrales Comunitarios y en Comunidad, los lugares de más complicado acceso.

Añadir, ya para cerrar el apartado de la ayuda cubana en materia de salud, que, hasta el momento, Cuba ha proporcionado el equipamiento para más de 40 hospitales integrales comunitarios que contribuyen a elevar la calidad de la atención médica en los nueve departamentos del país sudamericano.

Todos los gastos generados por la Brigada Médica Cubana en Bolivia, incluidos los medicamentos que se distribuyen entre los necesitados, son sufragados por el Gobierno cubano.

“La única recompensa a la que aspiran con la labor humanitaria e internacionalista -asegura la Embajada de Cuba en Bolivia- es el cariño y agradecimiento que los médicos cubanos reciben a diario por parte de la noble población boliviana”.

Otro de los puntos -el séptimo- del Acuerdo firmado por Evo y Fidel, en diciembre de 2005, fue el compromiso cubano de aportar a Bolivia la experiencia, el material didáctico y los medios técnicos necesarios para afrontar con éxito una campaña contra el analfabetismo que afectaba a 823.256 personas.

El Programa Nacional de Alfabetización -PNA-, que se lleva a cabo con el método “Yo, si puedo” y la asesoría cubana y venezolana, alcanzó el primero de agosto del presente año los 200 municipios -de 327- declarados libres de analfabetismo -unos 600.000 individuos, el 73% de la población iletrada-. Y se espera que para final de 2008 el otro 27% restante -223.256 personas- sean también alfabetizadas.

Bolivia será declarado, entonces, el tercer país latinoamericano libre de uno de los flagelos sociales que más se padece entre la población del Tercer Mundo, después de Cuba -1961- y Venezuela -2005.

Recordar que para llevar a cabo Programa tan importante, Cuba donó 30.000 televisores de 21 pulgadas y otras tantas videograbadoras con sus respectivas cintas del método cubano de alfabetización; así como más de 1.350.000 cartillas para alfabetizar en idioma español, aymará y quechua; libros de texto; 7.599 sistemas solares -junto a Venezuela- y 16.459 transformadores de corriente.

También los optometristas cubanos colaboraron con sus servicios, atendiendo a 251.825 participantes del PNA y entregando espejuelos a 212.078 de ellos.

Y cierro este apartado reconociendo la importante labor realizada por los 47.897 bolivianos y bolivianas en sus puestos de facilitadores y supervisores del Programa.

Análisis breve y final

Lo arriba expuesto es un resumen de la ayuda desinteresada que Cuba presta a Bolivia, y los seis médicos agredidos no hacían otra cosa que contribuir a materializarla con su noble trabajo. Ese y no otro es su “gravísimo delito”.

A pesar de lo mucho que todavía queda por mejorar -siempre habrá algo que mejorar- y del férreo bloqueo que padece desde hace cinco décadas, la Revolución cubana ha conseguido colocar a sus activos -a todos los habitantes de la Isla- en unas condiciones de calidad de vida por encima de la población del resto de los países latinoamericanos. Me estoy refiriendo, por supuesto, a toda la población de cada país en su conjunto, porque, obviamente, en Cuba no se mide, como en los países capitalistas, con el promedio ficticio de sumar el consumo alimentario y general de la oligarquía y el de los desposeídos.

Cuba hace rato que es referente indiscutible para los oprimidos de América Latina y del resto del mundo. Lo conseguido en medio de tan adversas condiciones no ha pasado desapercibido a la población del Tercer Mundo, especialmente a la latinoamericana.

Ya en 1960, Ernesto Che Guevara dijo que “a nosotros se nos ataca. Se nos ataca mucho por lo que somos. Pero se nos ataca muchísimo más porque mostramos a cada uno de los pueblos de América lo que se puede ser”.

Y, bastantes años después, Ricardo Alarcón de Quesada opinó estar “convencido que la intensidad y hasta la ferocidad del ataque al sistema nuestro guarda relación directa con los peligros que los sostenedores, los beneficiarios del capitalismo, ven en la existencia de un posible proyecto alternativo”.

Dentro de ese contexto es como se debe entender la salvaje agresión sufrida por los médicos cubanos en Bolivia. La actividad cubana siempre molestará a los oligarcas nacionales e internacionales; nunca a la mayoría de la población boliviana, que es la mayor beneficiaria del trabajo siempre altruista de los cubanos.

Fuerza no es sinónimo de inteligencia. La oligarquía boliviana es fuerte, pero dista mucho de ser inteligente.

Cegada por la codicia, se aboca inexorablemente a practicas tan peligrosas que ponen en serio riesgo el mantenimiento de sus propios e injustos privilegios. Todo maltrato tiene su límite. Existen maltratos soportables y maltratos insoportables. Si la población “maltratable” es maltratada con “moderación”, el maltratador habrá adquirido beneficios -económicos sobre todo- nada desdeñables, y al maltratado no se le habrá ocurrido rebelarse contra el maltratador de forma decidida y contundente. Es decir, seguirá permitiendo el maltrato a cambio de las migajas que le permitan creer que vive a un nivel de vida aceptable. E incluso, en algunos casos, tendrá palabras de agradecimiento para su maltratador porque, éste, “con su bondadoso y arriesgado esfuerzo me está dando de comer todos los días”.

En Bolivia, insisto, la oligarquía carece de inteligencia, y, por eso mismo, el grueso de la población boliviana ha sido históricamente maltratada hasta límites insospechados. El siguiente ejemplo no admite dobles lecturas: Bolivia es el segundo país más rico en recursos naturales de América Latina y el Caribe, y, sin embargo, hoy en día es, tras Haití, el segundo más pobre.

La oligarquía nacional y extranjera han apretado demasiado la soga en el cuello de los oprimidos, y estos, sencillamente, se han rebelado.

Así nacieron serios intentos de emancipación a lo largo de la Historia boliviana que, obviamente, fueron vencidos. Así nació hace dos años y siete meses la actual Revolución impulsada por el MAS y liderada por Evo Morales. Una revolución que enfrenta y deberá enfrentar aún serias dificultades, pero que, definitivamente, ya no tiene vuelta atrás. La abrumadora victoria del pasado 10 de agosto en el referendo revocatorio invita a ser optimista en ese sentido.

Evo ganó las elecciones, en diciembre de 2005, con el 53,4% de los votos. Y en esta ocasión, a pesar de todo el bombardeo mediático en su contra, la población, lejos de revocar su mandato, lo ha ratificado en el cargo con el 67,41% de apoyo frente al 32,59% obtenido por la oposición.

Trece puntos porcentuales por encima de los conseguidos en las elecciones de 2005 no es ninguna bobería. Y casi 35 de ventaja sobre los rivales mucho menos todavía. ¿Que los prefectos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija también han sido ratificados? Claro, eso se debe tener en cuenta, pero también en estos departamentos el MAS ha visto incrementado su apoyo popular con respecto a 2005. Y, además, el referendo revocatorio era a nivel nacional y no regional.

Sabemos que se avecinan momentos complicados. Sin ir más lejos, los sectores de la oposición agrupados en la autodenominada “Media Luna” acaban de anunciar que no reconocen el respaldo popular obtenido por el presidente, y han convocado a un “paro cívico” a partir del día 19 de agosto.

Rechazan la medidas redistributivas del Impuesto Directo a los Hidrocarburos -IDH- aplicadas por el gobierno, y la adecuación de autonomías departamentales al texto de nueva Constitución Política del Estado.

Los opositores protestan sin estar legitimados para hacerlo. En dos años de gobierno de Evo Morales, los departamentos opositores han recibido más financiación económica del gobierno que en los doce años anteriores -33.000.000 de bolivianos en dos años de gobierno del MAS frente a 30.000.000 de los gobiernos existentes entre 1994 y 2005-. Y en todos esos años nunca hemos visto a ningún oligarca convocando a la huelga.

Agotados todos sus argumentos -si es que alguna vez los tuvieron-, los opositores buscan ahora el enfrentamiento a base de burdas provocaciones. El gobierno revolucionario está llamado a tratar de evitarlas en la medida de lo posible, pero, con el simple propósito de no “hacer el juego a la oposición”, tampoco puede utilizar como arma la mera contemplación; porque, en ese caso, estará vulnerando sus propias leyes favoreciendo a un sector minoritario de la sociedad que no se lo merece.

Con inteligencia y aplicando la ley, el sentir de la mayoría de los bolivianos expresado en las urnas debe ser respetado.

Bolivia no está sola. Cuenta con el apoyo incondicional de muchos pueblos hermanos. El cubano, como ya ha quedado dicho, es uno de ellos. A pesar de que también son víctimas directas de la violencia opositora, más de 2.000 internacionalistas revolucionarios siguen apoyando al pueblo boliviano en sectores tan importantes como la salud, la educación y el Programa de Ahorro Energético; siempre, por supuesto, sin interferir lo más mínimo en los asuntos internos de Bolivia. Y, según nota reciente de la Embajada de Cuba en La Paz, “continuarán cumpliendo con su noble e incondicional misión mientras el pueblo y el gobierno lo solicite”.

En momentos tan complicados, colaboraciones como estas son sumamente importantes. Se debe procurar que el 67,41% que actualmente apoya el proceso de cambio nunca se sienta defraudado, porque, si este objetivo -tan sencillo como difícil- se cumple, se habrá seducido también a una parte nada desdeñable del otro 32,59% que ahora está justo enfrente.

Avanzando por ese camino podremos asistir al entierro del capitalismo en Bolivia. Y esa muerte nunca será motivo de tristeza, sino de alegría, pues tras el putrefacto cadáver habrá nacido una república nueva y socialista.

2008 / 08 / 18

Documento relacionado:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: